El papel de Disney en las diferencias de género

16/04/2014

El cine es un instrumento muy potente para llegar a la opinión pública y conformar una realidad o percepción en ella. Disney, a través de sus películas, ha promocionado la necesidad de un hombre protector y comprensivo con la mujer. Esa que desde los años 20 fue víctima de una enorme campaña propaganda, que dura hasta la actualidad, y que la relega al ámbito privado, no más allá de la casa, y donde el ideal de domesticidad estaba tan arraigado que se les enseñaba todo lo necesario para lleVar un hogar de forma eficiente.

Disney vende la imagen de una mujer que espera que el príncipe azul le rescate, del cual depende para hacerle feliz y libre. “Como cenicientas; las mujeres esperan hoy algo que, desde el exterior, venga a transformar su vida”, escribía Collete Dowling en El Complejo de Cenicienta: el miedo de las mujeres a la independencia.

En estos cuentos también podemos observar la imagen de la mujer como el sexo débil , donde la cual no puede valerse por sí misma. Estas películas son vistas por millones de niñas de cuyos estereotipos se impregnan. Caer en brazos del príncipe azul que siempre estará ahí para alejarle del mal es ahora un ideal interiorizado por muchas.

Por otro lado, Disney pone de manifiesto el ideal femenino que imperaba antaño, mujeres extremadamente delgadas y frágiles, de cinturas finas, con pálidos y bellos rostros. La indumentaria que llevan esas princesas es aquella que tapa el cuerpo femenino y provoca que la mujer se mueva de manera grácil, debido a miriñaques o grandes faldas.

De la Cenicienta a la Bella y la Bestia

En Blancanieves y los siete enanitos, por ejemplo, se establecían las diferencias entre dos espacios claramente delimitados. El público y el privado. El hombre se enfrentaba al mundo y la mujer aguardaba en casa haciendo las tareas del hogar. Las cuales también aparecen manifestadas en Cenicienta.

Toda diferencia de género y de orden social se construye a través de asociaciones que además, están vinculadas. En los cuentos de Disney se plantea la belleza como aspecto positivo y lo feo como negativo.  Estas oposiciones se pueden relacionar con la diferencia de género. El caso más claro sería el de La Bella y la Bestia. Aunque la asociación de la masculinidad con la ausencia de belleza, o directamente con la fealdad, es problemática y probablemente contradictoria, como se observa en el caso del Príncipe Azul.

Toda esta propaganda, que cala en la opinión pública y que provoca que las niñas quieran ser princesas, tiene una motivación económica. Empresas jugueteras producen muñecas que sirven a las inculcados deseos de las niñas. La bola de nieve de la desigualdad, que alcanza a la mujer en su edad más temprana, es cada vez mayor.

Juguetes y películas promueven una forma de vida que adoctrina a la mujer a ser feliz dependiendo de un hombre para ello. Hacer  las tareas del hogar, ser madre y servir a su hombre se consolidan como las metas femeninas. Una felicidad, muy presente en la actualidad, alejada de las multitud de posibilidades que conlleva ser una mujer libre, y soberana para vivir sin servir a ningún hombre.

 

*Foto de portada vía blog hombresmujeresyfeminismo

*Las cuestiones que aquí aparecen desarrolladas han sido ilustradas por el profesor de la UPV, Jose Javier Díaz Freire

El Papa Francisco vende la moto de los abusos a menores

13/4/2014

El Papa Francisco pidió perdón por los daños que los sacerdotes han provocado a menores con sus abusos. Lo hizo el viernes tras reunirse con miembros de  la Oficina Internacional Católica del Niño, BICE, organización no gubernamental que aboga por los derechos y la dignidad de los niños de todo el mundo.

El mensaje del pontífice no dista mucho del que emitió hace un par de meses Silvano Tomasi ante la ONU, cuando la Iglesia tuvo que declarar por primer vez en su historia ante un órgano internacional por los abusos sexuales a menores perpetrados por sus miembros.

Entonces, y en juego la primera crisis desde la llegada del Francisco al frente de la Iglesia, el Papa no se expuso públicamente y la estrategia pasó por desvincularse de la que dijeron es una minoría que no representa al conjunto eclesiástico, al mismo que tiempo que cuantificaban su importancia y la condenaban.

Francisco, el pasado viernes, repitió el mensaje principal que llevaron ante la ONU  con la diferencia de que ya no solo predica con palabras, sino con hechos. Hace dos semanas  el Papa hizo los primeros nombramientos de una comisión especial destinada a demostrar cómo el Vaticano aborda la lucha contra el problema de los abusos sexuales del clero.

No hay duda de que la estrategia de exponerse ante la opinión pública con un mensaje respaldado con pruebas de que se está haciendo lo posible para alcanzar lo que se predica es acertado.

El New York Times publicaba un post el 11 de Abril en el que se hacía eco de la cara opuesta. Colm O’Gorman, director de Amnistía Internacional en Irlanda y fundador de One In Four, organización que abogaba por las víctimas del abuso sexual, criticaba en su cuenta de Twitter que el Papa ”no está haciendo nada nuevo”. ¿Qué ha hecho? ¿Establecer una comisión y repetir una disculpa vacía? Eso no es progreso”, añadía.

Por otro lado, la Red de Sobrevivientes de Aquellos Abusados ​​por Sacerdotes, SNAP, emitió un comunicado en su página web en el que pedía a los católicos de todo el mundo que se impresionasen por hechos y no por mera palabrería. “Esta puede ser la primera vez que un Papa ha hablado de sanciones contra los obispos cómplices. Pero eso es todo lo que ha hecho: hablar”, narra el comunicado.

El Centro para los Derechos Constitucionales establecía, en otro comunicado, los tres pasos necesarias que deben adoptarse contra los abusadores. También esta semana Barbara Blaine, fundadora y presidenta de una red de víctimas de abuso clerical en EE UU, acusaba de “insuficiente” la respuesta del Vaticano al reciente informe de la ONU.

Es verdad que el Papa ha dado un giro radical a la imagen de la Iglesia en el último año, cambiado la manera de comunicar de una organización lastrada por las luchas internas, corrupción, abusos a menores y pérdida de creyentes, pero si hay algo de lo que se le acusa es de predicar con palabras no respaldadas por hechos. De vender la moto -como literalmente hizo con su Harley- pero no de tomar verdaderas cartas en cuestiones importantes.

Mas. El sparring ausente en el Congreso

El gran ausente del debate del martes en el Congreso fue el presidente de la Generalitat y cabecilla de la consulta soberanista, que ha sido rechazada con el 86% de los votos, Artur Mas. El dirigente catalán ha puesto en práctica una estrategia defensiva para que no se produjera un escarnio público sobre su imagen ni su proyecto quedase desvirtuado.

A todas luces lo que la tarde del lunes deparaba para Mas era una derrota. Ser el sparring de los que, con el triunfo en el bolsillo, se dedicarían a azotar el proyecto soberanista con golpes directos que apelan a la unidad de España. El presidente ha aprendido del error que hace nueve años cometió Juan José Ibarretxe cuando se sometió al ataque de todos lo grupos de la oposición.

Entonces el exlehendakari, que aseguraba al mismo tiempo que se celebraba el debate -en un coloquio en la UPV/EHU- que abrió las puertas a las insurrecciones soberanista y que sentó unas inamovibles cuerdas para el la futura independencia vasca, fue objeto de la carga de todos los que se a su plan se oponían.

Desde entonces, y a pesar de ganar las elecciones de 2007, su imagen quedó trastocada, fue enormemente criticado y el rumbo que ahora ha tomado el independentismo vasco, más moderado que nunca, naufraga a la deriva. No hay más que ver el último plan de Urkullu.

Mas ha puesto un cortafuegos y, de manera inteligente, ha evitado que su imagen fuese la diana de todas las portadas. Sí es cierto que el presidente de la Generalitat cuenta con más apoyo del que contaba Ibarretxe entonces, que la no asociación de Cataluña con la violencia juega en su favor y que la forma de gestionar su plan ha sido más efectivo y ha estado mejor orquestado, pero a nadie le gusta ser rechazado en público.

A pesar del presunto triunfo de los que se oponen a la consulta catalana, los medios internacionales siguen hablando de la secesión y falta de unidad que impera en España y que contrasta con el mensaje que Rajoy trata de vender en el exterior. Y eso es otro varapalo para la Marca España, ese banco malo del branding del que hablaba hace unos meses.

Barça. Crisis más allá de los terrenos de juego

El Barça no podrá fichar en los dos próximos periodos del mercados de fichajes por incumplir la ley de traspasos de menores. La sanción de la FIFA ha caído como un jarro de agua fría sobre el entorno blaugrana, que en los últimos tiempos está viendo como su imagen está cayendo en picado.

Los jugadores del Fútbol Club Barcelona sirven de reclamo para multitud de marcas. Su caché de futbolistas de élite son bien valorados por las firmas a cuyos productos pretenden asociar su valor. También, suponen para el club una tabla a la que agarrarse en la deriva que este está tomando, y la marcha de Valdés o la retirada de Puyol, no contribuyen a enderezarla.

Prueba de ello es el fichaje de Neymar, la llegada de un ídolo mediático que trato de calmar esa tempestad. Un desembolso millonario para acallar la situación del club, hasta eso les ha salió mal. La polémica por el fichaje del astro brasileño supuso un gol en propia para la imagen del Barça y la posterior dimisión del entonces presidente Rosell, junto con la sanción, ahora, de la FIFA son sólo la punta del iceberg de la abatida reputación del Barça.

El declive comenzó con la salida de Guardiola, baluarte de la filosofía de ”más que un club”, y la llegada del patrocinio  de Qatar Foundation lo agravó. Los millones  relegaron a Unicef, ese patrocinio que no aportaba dinero a las arcas, pero sí una reputación impecable a su marca. Además de la polémica salida de Abidal, otro de los portadores de la buena fama  del club; los escándalos que socavaron la imagen de Messi e indirectamente del club, las presuntas acusaciones por dopaje, etc.

En definitiva, un conjunto de decisiones que no tienen otro culpable que el propio club y su gestión, más encaminada a alcanzar intereses cortoplacistas y a cumplir objetivos comerciales que a sanar la cada vez más precaria imagen del club. Y exista una mano negra o no, como defienden ante los medios, debe de haber una estrategia proactiva para afrontar las crisis y prevenirlas. Escudarse en ese argumento, como defensa, no da muestra de ello.

Pero esto no sólo afecta a la marca que ahora preside Bartomeu, sino a la que trata de impulsar Artur Mas, la Marca Cataluña. El club es un gran embajador de esta y para bien o para mal, empaña el proyecto soberanista del mismo modo en que el error o acierto de uno de sus jugadores contamina o ensalza las marcas y productos que representan.

Por último, si realmente hay algo que evidencia la sanción a la que el Barça se enfrenta ,es algo de lo que apenas se habla. El negocio de los niños futbolistas, reportaje que recomiendo leer.

El Correo contamina la realidad del 27M

El hecho de que miles de jóvenes salgan a la calle en Bilbao para protestar contra la LOMCE es de por sí, noticia. Una realidad que algunos medios de comunicación han tratado de distorsionar. Como siempre, utilizando la violencia para restar credibilidad a una movilización que a pesar de concurrir pacíficamente, se ha saldado con la detención de tres personas.

La violencia no es la manera de amplificar un mensaje, ni mucho menos de hacerse oír. Lo amplifica y contamina su credibilidad de la misma manera. Atentando contra la comunicación en Bilbao. 

Sí que ha habido una multitud con disposición violenta, tirando petardos, lanzando bengalas y llegando a quemar un contenedor. Una minoría, que no debe representar al resto y menos, ser usada por los medios para deslegitimar la voz del colectivo estudiantil. Esa tarea no es ética, ni producto resultante de haber usado la labor periodística de manera adecuada. Esa que debe ofrecer ambas caras de un mismo hecho.

Esta era la portada de El Correo este mediodía. No sólo no se alude a la marcha, sino que la engloba en un escenario de violencia. Así lo muestran las tres noticias inferiores, que tratan de retratar un marco de protestas en todo el Estado. Para más inri, abren con un vídeo de un contenedor ardiendo, el único rastro de violencia que ha dejado la jornada.

En la noticia principal, se dice que son varios centenares de personas, pero en ningún momento se muestran fotos de los asistentes. Aunque sí se les tilda de radicales y alborotadores.

Personalmente, en la manifestación de esta mañana me he sentido poco cómodo y representado. No comparto la actitud beligerante y provocativa de algunos asistentes. Tampoco creo en qué hacer ruido con petardos, ni en hacerse ver con bengalas sea la forma de hacerse oír y de comunicar un mensaje adecuadamente. Sí, que es la voz de una parte de la población debe ser respetada y tratada con el cuidado que merece. Sin caer en la tentación de recurrir a hechos aislados, por lo menos esta vez, para proliferar una imagen vandálica.

Los cinco negritos que no son noticia

De lo que hace unos días copaba las portadas de los periódicos nacionales y abría los diarios online, hoy, poco queda. Su recuerdo, si cabe. El drama de la inmigración, le llaman. El pasado viernes eldiario.es se hacía eco de que ”varios testigos aseguran que cinco inmigrantes murieron durante el último salto a la valle de Melilla”. A mi, desde luego, me conmocionó y la compartí en Twitter. Como yo, otros casi 300. Alrededor de 400 en Facebook.

Los inmigrantes dicen que los agentes marroquíes “escondieron” los cuerpos. José Palazón, director de la ONG Prodein, afirma que según estos “pasó un vehículo de las fuerzas auxiliares [policía militar] y después dio una vuelta y arremetió contra los inmigrantes”. Una noticia respaldada con un vídeo, en el que los inmigrantes cuentan lo que no sale en la prensa. Esa que avivó la llama de la alerta social, prendida por Interior, incendiando la desinformada opinión pública.

Dicho artículo fue publicado el pasado viernes  las 20:51. Desde entonces: ha muerto Adolfo Suárez, primer presidente de la democracia, o el primero tras la dictadura, según como se mire; decenas de miles de personas han salido a las calles por los derechos de todos y 67 policías han resultado heridos en actos de violencia, tras la marcha del 22-M. Un detenido ha sido condenado a cárcel, han salido a la luz las supuestas armas que utilizaron… y demás noticias que pretenden que nos creamos. Además, el Barça ha ganado el clásico. Un partido en el que ha habido, nada más y nada menos, que 3 penaltis polémicos.

Quién se ha enterado de que un par de inmigrantes murieron supuestamente, por un exceso policial, cuando trataban de dejar atrás la miseria. Y al terco desconocedor que le haya llegado la noticia, por encima. Ese que asume lo que le llega de los medios de mayor tirada. De esos altavoces oficiales. ¿Le importará realmente la muerte de cinco negritos? ¿O lo justificará con los mismos prejuicios que le han vendido a muy bajo coste? Para no hacerle pensar, para que no reflexione.

La actualidad, una galaxia de informaciones cruzadas que tal que oculta la aguja en el pajar, coloca el foco sobre ella. Este es el ejemplo de como una noticia, importante para ofrecer la visión de las víctimas, queda casi aletargada en un esquina de internet. Mientras, sobre la red, sigue circulando la versión de los que manipulan vídeos, ocultan imágenes y grabaciones, y propagan una situación de peligro en la frontera. Cuando la única amenaza que hay, es para el que sucumbe tratando de huir de la muerte.

*Foto vía @juanlusanchez

Coca Cola. La fórmula secreta de los Zero despidos

En el gran mundo de la comunicación, Coca Cola ha ganado la última batalla a la que se enfrentaba su marca. Tras de que las embotelladoras que trabajan de forma independiente para la multinacional americana decidieran cerrar cuatro plantas y despedir a 1250 trabajadores, la imagen de la bebida de sede en Atlanta se vio perjudicada fruto de la intensa labor de lobbying de sus trabajadores. Agrupados como la marea roja creyeron poner contra las cuerdas a los que les dan de comer.

Finalmente, el plan de adhesión se ha cerrado con 1600 trabajadores, abierto a 2300, que han aceptado la decisión de Coca Cola Iberian Partners tras no lograr un acuerdo con los sindicatos. Así se pone fin a una crisis que ha puesto en la mira de la opinión pública a la marca que vende algo más que latas, vende FelicidadLa claves para entender la caída de la reputación de Coca Cola.

En “Las dos caras del ERE de Coca Cola” ya hablaba del tratamiento informativo que han hecho unos y otros medios, y del poder que tiene Coca Cola como anunciante para silenciarlos. Más en tiempos tan convulsos donde la inversión en publicidad ha disminuido tanto.

Da igual que la publicidad sea la mitad de barata que cuando empezó la crisis. Coca Cola y CCIP llevan desde el mes de enero colocando páginas de publicidad informativa o comunicados de prensa literales en los seis o siete diarios de mayor tirada de este país. Por no hablar de las entrevistas. La última en El País, con el presidente de Iberian Partners, parece un comunicado a gran escala.

La publicity es importante para que Coca Cola refuerce su postura, pero con las páginas escritas de su propia mano se aseguran que el periodista no  cambiase, siquiera, una coma del titular. Seguro, dinero bien invertido para que la aletargada opinión pública no se haga tan mala imagen del refresco mas vendido del país.

La fórmula secreta, no despedir a ningún trabajador

No sólo a través de publicidad informativa y de la publicity, posterior a la publicación de los datos del plan de adhesión, se ha hecho eco la marca de su postura. CCIP abrió en Septiembre un blog para emitir sus comunicados bajo el nombre de Iberian Partners. No, no se olvidaron de la parte de Coca Cola. Sí, entonces ya sabían la que se les venía encima.

En esta crisis nada se ha hecho al azar y la estrategia ha pasado por vender los cero despidos. De cara a la imagen pública está muy mal visto ser una empresa que despide trabajadores. Coca Cola ha “reorganizado”, “reestructurado” o “reducido plantilla porque sus fábricas están al 50% de su capacidad”, leído en muchos periódicos. Pero NO ha despedido. Si alguien no se acoge a su plan, sea justo o no, el problema no es suyo.

A través de las redes sociales también han hecho una buena gestión, desde el punto de vista comunicacional, recogiendo toda la publicity que les llegaba. Iberian Partners, la propia Coca Cola, o su presidente y líder de opinión -Marcos de Quinto- han tuiteado toda la información favorable que llegaba hacia la marca por la que todos luchan en la misma dirección.

Las acciones comunicacionales de Coca Cola y el poco seguimiento de algunos medios han hecho que la voz de los trabajadores en lucha no haya podido alzarse y que el bache fuera menos pronunciado para la marca. Además, no hay comparación con respecto a la cobertura que tienen los 120.000 me gusta de Coca Cola en su página de Facebook y sus 83.000 seguidores en Twitter con el par de miles que haya podido alcanzar la marea roja.

Cualquiera llevaría a cabo una reestructuración para producir lo mismo a coste más bajo, pero los trabajadores de Coca Cola han creído en su derecho a luchar contra la felicidad que tratan de imponerles. En una decisión que no afecte a sus familias ni menoscabe sus derechos.  Muchos se han acogido al plan de adhesión pero otros seguirán luchando hasta el final. Hasta que se haga justicia. Si es que esta existe y se digna a hacer acto de presencia.

Papa Francisco. Un año de lavado de imagen

El Papa Francisco cumple un año al frente de la Iglesia con los índices de popularidad más altos de su historia. Ha sido elegido persona del año según la revista TIME, aparecido en la portada de la Rolling Stone y es una de las personas mas influyentes del planeta. Un cambio en la forma de entender la religión que ha provocado una mejor percepción de la imagen del Papa y por tanto de la institución que encabeza, la Iglesia.

Desde hace varios años,  la Santa Sede está en el ojo de la tormenta por casos de abusos a menores, crisis internas, filtración de documentos, corrupción y poca transparencia económica. Hechos a los que el máximo mandatario del Vaticano se ha enfrentado.

La forma de comunicar de la Iglesia, tras la llegada de Francisco, ha dado un giro enorme provocando una revolución cultural dentro de la institución. Es un Papa atento y cercano con sus fieles que corrobora sus palabras con hechos. Además, se muestra comprometido públicamente con los temas que preocupan a la opinión pública a la que trata de llegar: pobreza, inmigración, homosexualidad o la inclusión de la mujer en la Iglesia.

Es esta forma de llegar a su público la que ha llevado a mejorar la desastrosa imagen de la Iglesia que heredó del anterior Papa, Benedicto XVI. Desde el primer día en que fue elegido estableció las líneas sobre las que iba a girar su mandato.

Toda comunicación externa implica una buena relación interna

La Iglesia durante su corto mandato ya ha sufrido su primera crisis, de la cual, salió aún mas reforzada. Es lo que pasa cuando una crisis se gestiona correctamente. Hace un mes tuvo que declarar por pederastia ante la ONU. Su estrategia pasó por mostrar a los que han cometido abusos contra menores como una minoría no representativa ni mucho menos imperante en la institución religiosa. De hecho, el Papa Franciso afirmó sentir “vergüenza” por los escándalos producidos en el seno de su comunidad.

Francisco ha llevado a cabo reformas en la estructura interna de la Iglesia, cambiando sistemáticamente a los tradicionalistas por conservadores y ha establecido las máximas a seguir al resto de representantes católicos que operan por el mundo. De esta forma, intenta que las relaciones internas no entorpezcan el lavado de cara de esta nueva Iglesia más inclusiva y relevante, que sea más sensible a las necesidades de los pobres y de las pequeñas parroquias.

El primer Papa jesuita, para seguir en esta labor de mejora de imagen, ha llevado a cabo un ejercicio de transparencia creando un Banco del Vaticano para auditar cómo se emplea el dinero en la Iglesia, una especie de ministerio de Economía que trata de acallar las voces que la tildan de corrupta.

Otras de las acciones, que muestran su declaración de intenciones, fue la de decir que “La Corte del Vaticano es la lepra del papado”. Aprovechó una de las pocas entrevistas concedidas para cargar contra la Curia, conjunto órganos de gobierno de la Santa Sede y de la Iglesia Católica, expresando que se ocupa sólo de los problemas de la Santa Sede olvidando el mundo que le rodea.

propaganda-marca-espana-papa-rajoy

El Mundo no ha dejado pasar la oportunidad de hacer propaganda de la Marca España en su repaso en doce imágenes del año del Papa. Foto Reuters.

El resultado de todas estas acciones es positiva. En primer lugar lo demuestra la cantidad de información favorable de la que se hacen eco a diario los medios sobre el Papa, en su mayoría positiva. Incluso ha nacido una revista, ”Ill Mio Papa” con una tirada de 500.000 ejemplares, fruto de la popularidad de Francisco.

La gestión en las redes sociales es impoluta, el Papa cuenta con casi 4 millones de seguidores en su cuenta original, @Pontifex, y está previsto el lanzamiento de su página en Facebook. Desde Roma, también han sabido gestionar con inteligencia las palabras y los actos en público, así como las imágenes que se publican del Papa, minuciosamente escogidas para mostrar la imagen que se pretende transmitir.

El Papa Francisco está siguiendo una línea de actuación transparente, contestando en todo momento a las preguntas de los periodista y hablando con ellos. Le ha sacado todo el jugo a los medios de comunicación para transmitir su mensaje con claridad e influir en la opinión pública. Y de momento, le está saliendo bien. 

Cuatro claves para entender la manipulación del PP en el 11M

Diez años después de que se sucedieran los atentados terroristas del 11 de Marzo, algunos de los grandes protagonistas que entonces trataron de culpar a ETA  siguen, a día de hoy, con la postura de que no hay pruebas evidentes que demuestren su autoría. Después de que el PP tratara de manipular a la opinión pública  para ganar unas elecciones y de que algunos medios se unieran a la teoría de  conspiración, a día de hoy son los mismos que encienden las velas de los difuntos y claman, por mero blanqueo de imagen, por  la memoria de las víctimas.

En aquel entonces, el gobierno estaba presidido por Jose María Aznar, el cual trató de culpar desde un primer momento a la banda terrorista. El atentado puso en jaque la hegemonía popular, que partía en las encuestas con cuatro puntos de ventaja sobre los socialistas. Por un lado, si se reconocía la autoría de Al Qaeda el PP podría perder votos debido al apoyo que Aznar mantenía al ataque de Irak y por ende al presidente Bush. Pero si la opinión pública asumía que  la banda terrorista vasca había sido la autora, el Gobierno saldría aún más fortalecido y con más apoyo del que aún tenía debido al  política que llevaba a cabo el presidente para acabar con el terrorismo vasco.

Entendiendo estos antecedentes podemos concluir que en el 11M, el Gobierno empleó  la desinformación y la propaganda, la difusión de información falsa  y usó la preocupación del público para servir sus intereses particulares.

El objetivo principal era ganar las elecciones y de esta forma trató de persuadir a población española para que no conocieran la verdad del atentado hasta el día después de haber votado. Además, el Gobierno buscaba  resultados rápidos, dos días, ya que el sábado era día de reflexión donde la propaganda política está prohibida por Ley y el domingo eran las elecciones. Cortoplacismo que pago caro.

1. La estrategia de comunicación que llevo a cabo  el Gobierno a la hora de influir en la opinión pública importó menos que los hechos. Dichas estrategias fueron percibidas en sí mismas como un hecho de manipulación. 

Desde un primer momento los medios creyeron las palabras del presidente del Gobierno, quien personalmente llamo en varias ocasiones a los directores de los periódicos para dar crédito de la veracidad de sus palabras. ABC o El País llegaron a cambiar uno de sus titulares. El intento de Aznar de que los medios siguieran su versión salió mal. La policía encontraba cada vez mas pruebas que exculpaban a ETA y los medios de comunicación internacionales a hacerse eco.

2. El interés propio es determinante para conformar la opinión pública.

El Gobierno antepuso su propio interés electoral al de una gran parte de la ciudadanía europea. Inculpando a ETA  censuró una posible alarma a los gobiernos europeos, los cuales no obviarían que Al-Qaeda pudiera haber atacado cualquier otro país comprometiendo así su seguridad. Además, admitir la autoría de Al-Qaeda supondría desvirtuar su política de entrar en la guerra de Irak, en la que el 90 % de la opinión pública estaba en contra.

3. En situaciones de crisis los más reacios a creer al gobierno, lo serán aún más. 

La sospechas de algunos medios poco afines al PP de que este estaba tratando de encubrir la verdad del 11M llevó a estos a ejercer una labor periodística vital. Investigar el suceso y desmontar la teoría oficial que se llevaba a cabo con intereses electorales. La radio, que vive en la última, junto con la información de los medios internacionales, así como el poder de la red de telefonía móvil -que en aquel momento alcanzaba el 96% de penetración en la ciudadanía- que provocó mensajes en cadena desmontando la versión gubernamental desvirtuó la estrategia que llevo a cabo Aznar en su intento de revalidad mandato.

4. La opinión pública es más proclive a actuar con sentido común y objetividad si hay democracia y buen acceso a la información.

La información que llego a las agencias de noticias, periódicos, radios y televisiones fue, en palabras de presidente Aznar, la de la autoría de ETA. Cuando esta teoría fue descubierta por los ciudadanos, estos actuaron haciendo pagar al Gobierno sus mentiras y dándole su voto a la oposición, en aquel entonces el partido socialista, cuya promesa electoral era la de retirar las tropas de Irak.

En un análisis, Michavila concluye que la relación entre la elección final y la influencia de los atentados es estadísticamente significativa. En tanto que los socialistas recibieron un millón y medio de votos que pertenecían a la abstención, otro millón y medio perteneciente a votantes de otros partidos, el 56% conservadores, y medio millón de nuevos votantes.

Podemos decir que los acontecimientos excepcionales mueven la opinión pública. Cuanto más influyeron los acontecimientos , cuanto más dudaron en votar hasta el último minuto y cuanto más se vieron impulsados a votar a causa del 11M y los acontecimientos posteriores, más probable era que el pueblo votara por los socialistas.

Fuente:

- ”La gestión de la comunicación institucional entre el 11M y el 14M

- ”Comunicación y poder” – Manuel Castells

¿Dónde está la igualdad?

Desde sus principios la historia discrimina. Desde que la mujer quedara relegada al ámbito domestico y al espacio privado en detrimento de la vida laboral y espacio público del hombre. Desde que antaño se le identificasen los valores de vulnerabilidad y fragilidad. Esas muñecas de porcelana cuya labor era poco más que un sustento para su marido. La desigualdad es algo inherente en la sociedad, subyace y subyuga el desarrollo de nuestra cultura.

Las diferencias no son más que las escasas que se derivan de las fisiológicas. La mayoría de arraigos son culturales, prejuicios adoptados en masa, una masa en la que, precisamente, no predomina el hombre, pero si su fuerza parece persistir. La cultura nos ha hecho machistas, nos ha inculcado unos valores que no creemos. La historia ha dictado un panorama equivocado que empañado por años de injusticias ahora vemos, por suerte, en decadencia.

Todo hombre nace de toda mujer. Nadie, del sexo que sea, llega con la idea de imponerse al otro, pero si se le inculca. Sin querer. La televisión ejemplifica, fruto de la dichosa demanda,  la desigualdad con sus anuncios y programas; las grandes empresas también hacen apología de esta con salarios desiguales que establecen las líneas al resto. Todo gran poder establece unas máximas que sin quererlo se propagan inevitablemente por la sociedad. Y así con todo.

Hay cientos de campañas, miles de movimientos y millones de mujeres manifestando a viva voz su igual capacidad, demostrando el doble para obtener lo mismo, o menos. Pero la cosa sigue igual y seguirá.

Las mujeres, sobre todo, y un amplio espectro de hombre seguirá buscando el equilibrio en la balanza. Anhelando lo que ninguna cree que es una utopía, sino un hecho que puede consumarse a largo plazo con trabajo y esfuerzo en una realidad. En una dichosa realidad.

Tan sencillo lo tenemos como recapacitar, parar un segundo y pensar en si lo que vas a decir contribuye a acrecentar y avivar la llama de la desigualdad o si por el contrario, vas a tender una mano a apagar el incendio.

Pero ni blanco, ni negro. La cosa no pasa por aprovechar este día para hacer propaganda y demagogia de la ansiada igualdad, tampoco para obviarlo y señalar a los otros 364 para luchar por esta. Toda decisión necesita de su relativa interpelación. Hoy es un gran día para ello. Para recapacitar, hombres y mujeres, para meditar, por un momento, el panorama que tenemos y el que queremos.

Ahí donde siga viva la conciencia habrá esperanza.